Histórico de actividades

 

En la mañana del 13 de mayo, fiesta de Nuestra Señora de Fátima, se vivió un año más la tradición de rezar el santo rosario en las mediaciones de la Universidad Complutense de Madrid, que se desde el año 1981 se celebra, organizada por la Pastoral Universitaria de Madrid, esta vez de manera virtual.

A través de videollamada se siguieron los cinco misterios mientras se veía la Imagen de la Virgen que transitaba las calles en andas, aunque sin peregrinos. Se unieron a la oración profesores, alumnos, personal de servicio y capellanes de diferentes capillas.

Al final Jesús Robledo García, capellán de la Universidad CEU San Pablo, cuyos padres han fallecido a causa del coronavirus, ofreció un testimonio: “He vivido en este tiempo uno de los momentos más temidos por toda persona, la separación de mis padres. Los he perdido juntos a causa de coronavirus, en la primera semana de confinamiento.

El 1 de abril me avisaron que estaban muy graves y, como sacerdote, pude asistirlos espiritualmente, administrarles los sacramentos. Fue para mí, dentro del dolor, un gran gozo porque ellos que me dieron la vida, recibían de mí el paso a la vida eterna.

A los dos días me avisaron que había muerto mi madre, y mientras la despedíamos, nos avisaron que también había muerto mi padre.
Lo he vivido con desgarro por la pérdida y en circunstancias tan inhumanas. A la vez con paz y alegría por la certeza de la vida eterna.
En el cementerio celebramos la eucaristía solo mi hermana y yo; aunque estábamos solos nos sentíamos acompañados. Nuestros ojos miraban la muerte en los féretros de nuestros padres, pero nuestros corazones contemplaban la vida en Dios.

Experimentamos sentimientos contradictorios, llorábamos pero nuestro corazón estaba alegre. Quisiera transmitir a todas las personas que han sufrido pérdidas de seres queridos en este tiempo de pandemia, la certeza de la paz y la alegría de cielo, de vida eterna.”

.